El hombre gruñón que se convirtió en el cantautor romántico más controvertido: Ricardo Arjona cumplió 55 años

Amado y odiado, el guatemalteco celebra además una carrera de más de tres décadas que sigue en ascenso

El amor incondicional de sus fans le permitió convertirse en uno de los artistas latinos más importantes del mundo. Pero para muchos, el motivo de su éxito sigue siendo un misterio: “¿Por qué las mujeres quieren escuchar a un hombre que canta… esas cosas?”, indagan. Y no hay explicación que los deje satisfechos. Sea como fuere, la realidad es que hoy Ricardo Arjona festeja sus 55 años. Y lejos de preocuparse por sus detractores, el cantautor oriundo de Antigua, Guatemala, sigue construyendo una carrera que parece no tener techo.

¿Algunas evidencias de sus logros? En la Argentina, sin ir más lejos, Arjona ha logrado el récord de ser el primer artista en llenar 34 estadios Luna Park. Sucedió en 2006. Asombró a todos, menos a sus seguidores. Y luego fue por más: cinco canchas de Vélez, cinco estadios de Boca Juniors, ocho GEBA… Todo esto sin mencionar el hecho de que sus tours, según reconoce el portal Billboard, lideran el ranking de los que más recaudan a nivel internacional.

Además, con 15 álbumes de estudio grabados, dos en vivo y 21 recopilaciones, a lo largo de sus 34 años de carrera Arjona lleva vendidos más de 25 millones de discos. Y se ha hecho acreedor a un premio Grammy, un Grammy Latino, dos premios Lo Nuestro y tres Billboard. Y el éxito no se discute. Tampoco el trabajo solidario que realiza desde la Fundación Adentro, con la que por estos días estuvo entregando casas a las familias damnificadas por la erupción del Volcán de Fuego, en Guatemala. Pese a todos estos logros, quienes lo detestan jamás han dejado de combatirlo.

Es verdad que Arjona nunca ha sido demasiado simpático con la prensa. Que aunque tiene un manejo único del público sobre el escenario, tampoco suele sociabilizar demasiado fuera de él. Y que, entre sus colaboradores, se ha hecho fama de ser un tipo bastante gruñón y difícil a la hora de trabajar. Pero lo que en realidad le critican quienes no son adeptos a su música es la poesía de sus canciones.

En “Señora de las cuatro décadas”, tema que hoy suele usarse para bromear cuando las mujeres que llegan a los “40”, Arjona le dice a su enamorada que “su figura ya no es la de los 15”, pero que se tiene que permitir descubrir “qué hay detrás de esos hilos de plata y esa grasa abdominal”. Algo que, sin dudas, ofendería a cualquier mujer.

Con esa canción, lo que intenta Ricardo es reivindicar el paso de los años. Así lo entienden sus fanáticas cuando concluye: “Es usted la amalgama perfecta, entre experiencia y juventud”.

“Tu reputación” es otro tema polémico. “Tu reputación son las primeras seis letras de esa palabra”, asegura Arjona en un verso por demás aberrante. Y continúa: “Llevarte a la cama era más fácil que respirar”. ¿¡Cómo!? Sí. Pero para sus admiradoras, que se toman el trabajo de escuchar la canción hasta el final, queda claro que el guatemalteco busca echar por tierra prejuicios pacatos, al decir: “Y si es que yo no he sido un monje, ¿por qué voy a exigirte que seas santa?”. Y deja en claro que está dispuesto a luchar por su amor, sin darle importancia a lo que diga la sociedad. “Si el pasado te enseñó a tocarme así, benditos los que estuvieron antes de mí”.

¿Qué decir de “De vez en mes”? ¡Una canción dedicada a la menstruación! Allí, Arjona dice: “De vez en mes te hacés artista, dejando un cuadro impresionista debajo del edredón”. También habla de que “una cigüeña se suicida” y que ahí anda ella, su amada, “tan deprimida, buscándole una explicación”, y que ante esto el cantante intenta hacerse “invisible” para no “promover su malhumor”. Con razón, sus detractores la definen como agresiva, pero las fans de Ricardo leen otra cosa: sostienen que el cantante busca comprender y no juzgar la revolución hormonal que vive la mujer durante ese período.

Y la lista de temas polémicos sigue. Muchos de ellos son tildados de machistas. Pero tras un  análisis más benévolo, podría decirse que en definitiva Arjona siempre intenta ubicarse del lado de la mujer, tratando de comprender su costado más vulnerable. ¿Si hace lo mismo en su vida personal? Eso es más difícil de analizar, dado el hermetismo del cantante. Pero existen algunos indicios que no lo dejan muy bien parado.

En 1985, durante su paso por la Argentina, donde en su juventud se ganó la vida como artista callejero (cantaba en la peatonal Florida), Arjona conoció a la puertorriqueña Leslie Torres, con quien se casó en Las Vegas en 1992 para luego radicarse en México.

Tras diez años de matrimonio y con dos hijos en común, Adria y Ricardo, en 2002 el guatemalteco anunció su divorcio en medio de un escándalo judicial, en el que Leslie lo acusaba de “violencia física, moral y amenazas”. “Sufrirá la descendencia, las infamias de tu boca”, le respondió el cantante con el tema “Para bien o para mal”, una vez finalizada la batalla por la tenencia de los niños en la que él la señalaba a ella como “alcohólica”.

Lo cierto es que, para tratar de limpiar su imagen pública, desde entonces Arjona decidió dejar de lado su aprensión a mostrar su privacidad. Así que no sólo compartió un video mostrando la relación con sus hijos, sino que además se dedicó a dar entrevistas como nunca antes. Y con su divorcio aún no concluido, ya que paseó durante siete años por los juzgados de México y Estados Unidos, blanqueó su relación con Deisy Arvelo, madre de su hijo Nicolás, con quien en 1998 había grabado el video de la exitosa “Dime que no”.

Según Ricardo, la historia de amor con la modelo venezolana comenzó mucho tiempo después del lanzamiento de ese tema, difícil de explicar en épocas del #NoEsNo, pero con el que intentaba hacer perdurar el encanto de la conquista. “Dime que no y me tendrás pensando todo el día en ti, planeando una estrategia para un sí”, decía en esa canción que incluyó en el disco Sin daños a terceros. Y el sí llegó, oficialmente, en 2005.

En la actualidad, Arjona sigue siendo reticente a las entrevistas. A modo de ejemplo, basta mencionar que durante el lanzamiento de su último álbum, Circo Soledad, abandono el estudio.

 Sin embargo, en la era de las redes sociales, es normal verlo compartiendo fotos y videos con su mujer y sus hijos. Así que es probable que, hoy, muestre alguna imagen del festejo familiar por su cumpleaños, que lo encuentra en un excelente momento personal y profesional.