Justin Bieber revela que su adicción a las drogas comenzó a los 13 años

El cantante confiesa en su documental que fumaba marihuana, bebía un cóctel de narcóticos y tomaba setas alucinógenas: “Era una vía de escape para mí. Era joven”

Que la fama a tan corta edad superó a Justin Bieber no es algo nuevo. A lo largo del último año, el cantante, que en marzo cumple 26 años, ha contado en varias entrevistas y en su propia cuenta de Instagram

Aunque el principio, admite el cantante, fumar comenzó como un pasatiempo y lo hacía en momentos de ocio, con el paso del tiempo se complicó. “Empecé a depender realmente de eso y fui consciente de que tenía que parar. No creo que sea malo, es solo que me creó una dependencia y eso no era bueno”. La marihuana no fue la única droga a la que el artista canadiense estaba enganchado. Bieber revela haber tomado pastillas de MDMA, setas alucinógenas y jarabe para la tos, fármaco que lleva altas dosis de codeína.

El intérprete de grandes éxitos como Love yourself o What do you mean? confiesa que llegó a un punto en el que sintió que se estaba “muriendo” y su equipo de seguridad tenía que comprobar todas las noches que tenía pulso. “Me estaba muriendo. La gente no sabe lo serio que se puso aquello”, revela.

Cuando fue consciente de la espiral en la que se había introducido, dejó de consumir drogas y comenzó a tomar antidepresivos, lo que según dice, le ayudó a “levantase de la cama cada mañana”. En ese momento aparece en escena la modelo y esposa del cantante, Hailey Baldwin, de 23 años, y cuenta que, aunque ella ya lo conoció sobrio entiende perfectamente lo que llevó a Bieber a recurrir a las drogas para sentirse “mejor”. “Creo que cuando alguien muy joven padece esa ansiedad tan fuerte no se diagnostica y la automedicación te hace sentir mejor. Simplemente porque lo que te hace es dejar de sentir”, dice Baldwin sobre la fuerte ansiedad que padece su marido, una enfermedad que, en muchos casos, viene producida precisamente por la adicción a las drogas.

Ahora, el cantante tiene una cámara de oxígeno en su casa — se trata de lo que se conoce como medicina hiperbárica, basada en el uso médico del oxígeno puro al 100% dentro de una cápsula presurizada en la que se introduce el usuario—y también se somete a un tratamiento de nicotinamida adenina dinucleótido (NAD) IV para ayudar a eliminar las toxinas de su cuerpo. “Para las personas que solían tener un problema de drogas, cuando se ponen sobrios, los centros de placer de su cerebro no funcionan igual. Entonces, lo que hace NAD es ayudar a reparar esa parte del cerebro y reparar los centros de placer para equilibrarlos”.

En el documental, cuyos primeros seis episodios ya están disponibles para los suscriptores de YouTube Premium —la plataforma que le dio el estrellato: fue ahí donde empezó a colgar sus vídeos cuando era apenas un crío y tocaba la guitarra— , Bieber también habla de cómo le afectó descubrir que padece la enfermedad de Lyme y otras enfermedades como la depresión o la mononucleosis, que le impedían cantar, así como el proceso de recuperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.